beth israel deaconess medical center a harvard medical school teaching hospital

To find a doctor, call 800-667-5356 or click below:

Find a Doctor

Request an Appointment

left banner
right banner
Smaller Larger

Verdadero o Falso: Las Mujeres Embarazadas Deberían Evitar los Gatos

English Version

mythbuster graphic Si alguna vez se ha preguntado si es verdad que las mujeres embarazadas deberían permanecer alejadas de gatos debido a que sus heces fecales pueden causar defectos de nacimiento, he aquí la respuesta un tanto sorprendente: sí y no.

Resulta que los gatos sí expulsan un parásito en sus heces que puede ser dañino para un feto. Pero este parásito también se contrae fácilmente de otras maneras, no sólo a través de los gatos. Y hay muchas maneras de prevenir que este parásito afecte al feto, así que las futuras madres no necesitan ahuyentar a los gatos por temor de la salud de su bebé.

Evidencia para la Aseveración de Salud

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito llamado Toxoplasma gondii , el cual normalmente causa síntomas mínimos o permanece completamente sin ser detectado en la mayoría de humanos y animales. Los gatos propagan el parásito a través de sus heces después de comer animales pequeños contaminados como aves o roedores. Aunque rara vez los gatos son afectados por la infección, los parásitos que expulsan son potencialmente peligrosos para el embarazo humano.

Si una mujer embarazada limpia la caja de arena de un gato infectado, ella está expuesta a Toxoplasma gondii . Si la mujer toca su boca después de estar en contacto con el parásito, ella se puede infectar y poner a su feto en un riesgo de complicaciones serias, ya sea en el nacimiento o posteriormente en la vida.

Al momento de nacer o antes, Toxoplasma gondii puede causar serias infecciones oculares u otros problemas en los ojos, daño cerebral, o incluso un niño que nazca muerto o un feto abortado. Y aunque muchos bebés infectados con toxoplasmosis pueden no mostrar algún síntoma al principio, eventualmente pueden sufrir de ceguera o retraso mental como resultado.

Cualquier gato que se queda al exterior o que se alimenta de carne cruda o que no está completamente cocida puede transportar Toxoplasma gondii . Cualquier excremento contaminado de los gatos que han contraído la infección es un peligro para el embarazo de una mujer.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud

La toxoplasmosis no sólo se transmite en los excrementos de los gatos, sino también a través de carne contaminada. Una persona es tan propensa, si no es que más propensa, a contraer la infección por comer carne cruda o mal cocida infectada. Incluso, sólo manipular la carne y no lavarse las manos después, puede propagar la infección.

De manera interesante, si una mujer contrae la infección antes de su embarazo, ella se vuelve inmune y no transmitirá la infección a su feto durante el embarazo. Una prueba de sangre puede confirmar si una mujer ya ha estado expuesta a Toxoplasma gondii .

Las probabilidades de que la mayoría de las mujeres contraigan la infección por su gato son bastante bajas. Primero, los gatos al interior que se alimentan de comida para gatos empacada comercialmente tienen un riesgo muy bajo de estar expuestos a Toxoplasma gondii . La mayoría de los gatos que transportan el parásito son gatos que viven en exteriores quienes se alimentan de presas contaminadas.

Las mujeres no necesitan evitar a los gatos y ciertamente no necesitan renunciar a su amada mascota si tienen un gato. Unas cuantas precauciones sencillas pueden prevenir la propagación del parásito, incluyendo cuidado especial al limpiar la caja de arena; o evitarlo completamente. Si está embarazada, haga que alguien más limpie la caja de arena. Pero si absolutamente lo tiene que hacer usted misma, puede reducir su riesgo al usar guantes desechables y lavar inmediata y perfectamente sus manos cuando haya acabado.

Conclusión

Aunque algunas heces de los gatos sí tienen el potencial de causar complicaciones serias o incluso mortales en un feto en desarrollo, permanece el hecho de que las mujeres no necesitan evitar completamente a los gatos durante su embarazo. Permanecer alejada de la caja de arena reducirá drásticamente el riesgo de toxoplasmosis.

Además, las futuras madres no sólo deberían tener precauciones con las heces de los gatos, sino también tener cuidado cuando se manipule carne cruda. El riesgo de infección de toxoplasmosis es más alto si las mujeres embarazadas comen carne cruda o mal cocida, o si manipulan carne cruda sin lavarse inmediatamente las manos.

Así que cuando se anuncie la alegre noticia de una llegada próxima, no hay necesidad de que Fluffy haga sus maletas. Mantenga al gato al interior, aliméntelo sólo con comida empacada para gatos, y haga lo posible por evitar su caja de arena.

 

Referencias:

Search Your Health