To find a doctor, call 800-667-5356 or click below:

Find a Doctor

Request an Appointment

left banner
right banner
Smaller Larger

Síndrome del Intestino Irritable: Estrategias para Controlar un Padecimiento Complejo

English Version

HCA image El síndrome del intestino irritable (SII) no se ajusta fácilmente en el modelo médico tradicional. Investigadores no han llegado todavía a una explicación científica coherente, y mucho menos una causa, para sus síntomas debilitantes. Esto significa que no existe cura o incluso un tratamiento exhaustivo. Lo mejor que los doctores pueden ofrecer es el control de los síntomas, uno a la vez. No es de sorprenderse que SII sea el blanco principal para las terapias alternativas.

Un Diagnóstico Común

Los doctores diagnostican SII en mujeres tres veces con más frecuencia que en los hombres. Los gastroenterólogos reportan que es el diagnóstico número uno que hacen.

El quince por ciento de los estadounidenses reportan síntomas constantes con SII. Los síntomas principales son dolor abdominal, generalmente relacionado con distensión y gas y un cambio en las evacuaciones intestinales ( diarrea , estreñimiento o ataques alternos de cada uno). Se podría presentar mucosidad con la diarrea, pero sin la aparición de sangre o pus.

Debido a que las pruebas no muestran anomalías, generalmente los médicos sólo diagnostican SII después de descartar enfermedades similares. Los doctores sospechan la presencia de SII cuando una persona experimenta dolor abdominal en al menos 12 semanas en los últimos 12 meses, con al menos dos de las siguientes características:
  • Alivio en el dolor después de una evacuación intestinal
  • La aparición del dolor se relaciona con la diarrea o estreñimiento
  • La aparición del dolor se relaciona con un cambio en la forma de las heces fecales (blandas, acuosas o similares a bolitas pequeñas)

Un Síndrome Complejo

Aunque sigue siendo un misterio la causa exacta, ciertamente el SII se debe a una combinación de factores genéticos, ambientales y emocionales, incluyendo:
  • Contracciones musculares desarticulados de los intestinos, posiblemente relacionados con el estrés o ciertos alimentos
  • Menor umbral de dolor debido a la sensibilidad excesiva del intestino al estirarse
  • Aumento de los niveles de químicos que transmiten señales nerviosas a y desde el intestino
  • Concentración excesiva en los síntomas mínimos del cuerpo y el miedo a que signifiquen algo serio

Se descubre que muchas personas que acuden con sus doctores para tratar SII tienen un diagnóstico psiquiátrico (por ejemplo, depresión o ansiedad ). Sin embargo, no existe evidencia que indique que la enfermedad psiquiátrica sea la causa del SII. No obstante, es claro que los estados emocionales cambiantes influyen en el curso del SII.

Enfoques Complementarios

Restricciones dietéticas

Puesto que el SII afecta principalmente el sistema gastrointestinal, la dieta es un buen lugar para comenzar. Muchas personas se benefician al evitar ciertos alimentos e ingredientes, tales como:
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Alimentos grasosos
  • Verduras que producen gas
  • Productos que contienen sorbitol (por ejemplo, goma de mascar sin azúcar)

Para aquellos que encuentran una conexión entre sus síntomas y lo que consumen, puede ser efectivo evitar esos alimentos.

Una teoría controvertida indica que el SII podría estar relacionado con las alergias al consumir ciertos alimentos. Si esto es verdad, el evitar los alimentos que causan alergias (lácteos, trigo, maíz, cacahuates, cítricos, soya, huevos, pescado y tomates) podría ayudar teóricamente. Un enfoque es retirar todos estos alimentos de su dieta durante dos semanas. Después vuelva a introducir los alimentos uno a la vez cada tres a cuatro horas y mantener en observación cuidadosa los síntomas.

Fibra

La fibra podría mejorar la función del colon y disminuir los síntomas, especialmente en personas que tienden a padecer estreñimiento. Investigación científica sugiere que es óptimo consumir de 20 a 30 gramos de fibra al día. Las buenas fuentes de fibra incluyen:
  • Granos enteros, frutas, verduras y legumbres (frijoles secos)
  • Salvado crudo (1 cucharadita en cada comida)
  • Semillas de psilio (4 a 5 gramos de cáscara en polvo mezclada en al menos 150 mililitros (ml) de agua de 1 a 4 veces al día)
  • Linaza (1 cucharada de semillas enteras con al menos 150 ml de agua de 2 a 3 veces al día)
  • Goma guar, parcialmente hidrolizada (podría no ser más efectivo que otras formas de fibra, pero se podría tolerar mejor)

Yerbabuena

De las muchas hierbas y suplementos que se han recomendado para el tratamiento de SII, el aceite de yerbabuena ( Mentha x piperita) es una de las pocas con respaldo de alguna evidencia científica. La dosis recomendada es una o dos cápsulas de 0.2 ml tres veces al día después de cada comida. Asegúrese de tomar la presentación con cubierta entérica, con el fin de que la cápsula no se desintegre en el estómago antes de que llegue a los intestinos. No consuma esta hierba si usted padece enfermedad de la vesícula biliar que no haya sanado.

Control del estrés

El control del estrés y el ejercicio tienen el potencial de calmar considerablemente los síntomas de SII. Una conexión entre el estrés psicológico y el SII es ciertamente verosímil, pero la naturaleza de esta asociación es compleja y tiene escaso entendimiento. Existe cierta evidencia que sugiere que varias intervenciones de mente y cuerpo pueden reducir los síntomas y cambiar el curso de SII. Las más prometedoras de éstas son:

El ejercicio aeróbico regular tiende no sólo a mitigar el estrés, sino también a ayudar a normalizar la actividad muscular de los intestinos. Esto podría ser particularmente útil para las personas con estreñimiento.

Medicamentos

Además de los cambios de estilo de vida, existe un número de medicamentos disponibles para tratar los síntomas individuales del SII.

Para el dolor abdominal:
  • Agentes antiespasmódicos ( hiosciamina , diciclomina )
  • Antidepresivos tricíclicos de baja dosis ( amitriptilina , nortriptilina )
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos ( ibuprofeno , naproxeno)
Para la diarrea:
  • Loperamida
  • Difenoxilato
  • Otros medicamentos de prescripción han llegado a estar disponibles, pero éstos llevan a un cierto riesgo de enfermedad seria o muerte y sólo se deben utilizar para tratar diarrea severa que no responde a otros tratamientos.
Para el estreñimiento:
  • Laxantes osmóticos ( lactulosa , glicol polietileno , leche de magnesia)

Estos medicamentos, aunque con frecuencia son útiles, no son un sustituto para un enfoque completo de estilo de vida. Al encontrar las formas efectivas para controlar el estrés, hacer ejercicio regularmente y modificar su dieta usted puede intentar tratar las causas complejas subyacentes del SII.

 

Fuentes Adicionales:

FUENTES DE INFORMACIÓN CANADIENSES:

Search Your Health