beth israel deaconess medical center a harvard medical school teaching hospital

To find a doctor, call 800-667-5356 or click below:

Find a Doctor

Request an Appointment

left banner
right banner
Smaller Larger

Verdadero o Falso: Mezclar Diferentes Tipos de Alcohol Incrementa Su Riesgo de Vomitar

English Version

mythbuster graphic ¿Hay algo de cierto en el dicho, "cerveza antes de licor, nunca he estado peor; licor antes de cerveza, estás fuera de peligro"? Por supuesto, esta pregunta es contestada con frecuencia de manera confidente por amigos (generalmente compañeros que beben) quienes recurren a experiencias personales. La mayoría de los expertos dice que lo que importa más es la cantidad de alcohol que consume, y no el orden o la forma en la que lo consume.

Evidencia para la Aseveración de Salud

Las creencias acerca de la secuencia del beber pueden provenir del índice en el que el cuerpo procesa el alcohol. El hígado sólo puede procesar de manera eficiente una bebida alcohólica de tamaño estándar por hora, aunque los hombres pueden procesar más alcohol por hora que las mujeres. ¿Qué constituye una bebida? Doce onzas de cerveza, cinco onzas de vino, y una medida (1.5 onzas) de licor fuerte, por lo general son equivalentes en su contenido de alcohol.

La cantidad de alcohol en la sangre se eleva más rápido después de beber licor que después de beber cerveza. Si usted toma licor antes de cerveza, por lo tanto, es probable que sienta más pronto los efectos del alcohol. Esto lo puede alentar a no consumir tanto, disminuyendo las posibilidades de vomitar a causa de hacerlo en exceso. Por otra parte, beber cerveza antes de licor lo puede hacer sentir con náuseas, ya que al haber tenido poco o nulo efecto inmediato a causa de la cerveza, puede estar motivado a consumir concentraciones más altas de alcohol al tomar medidas o mezclar bebidas más fuertes.

Algunas personas creen que porque la cerveza está carbonatada, irrita el recubrimiento del estómago y el alcohol se absorbe más rápidamente; sin embargo, hay investigación limitada que apoye esta opinión. Si la cerveza se absorbe más rápido porque está carbonatada, entonces agregar vino o licor fuerte puede conllevar a un grado más alto de intoxicación.

Una explicación más científica para la creencia común es que diferentes tipos de alcohol contienen diferentes cantidades de componentes llamados congéneres. Las bebidas que contienen altas cantidades de congéneres pueden incrementar los síntomas de la resaca. Las bebidas transparentes como el vodka, ginebra, y el vino blanco contienen menos congéneres que las bebidas más oscuras como el brandy, whisky, ron, y el vino tinto. Mezclar los congéneres puede incrementar la irritación estomacal.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud

No existe evidencia concluyente para apoyar o rechazar las afirmaciones sobre los efectos de mezclar diferentes tipos de alcohol. La cantidad de alcohol consumido en un periodo específico de tiempo es lo que determina en gran medida qué tan ebrio o con náuseas se puede sentir. El índice en el que se consume alcohol es lo que determina en gran medida el grado de embriaguez y náuseas. La tendencia a beber licor (por ejemplo, bebidas mezcladas o medidas) más rápido que la cerveza da como resultado intoxicación más rápida. Además, aunque es probable que cambiar de licor a cerveza disminuya el índice de consumo de alcohol, cambiar de cerveza a licor es probable que lo incremente. Y el factor crucial que contribuye es esta cantidad más alta.

Conclusión

Por el contrario de la creencia popular, es poco probable que simplemente mezclar diferentes tipos de alcohol le provoque náuseas; beber una cerveza y un gin tonic probablemente tendrá el mismo efecto sobre su cuerpo que permanecer en un tipo de bebida alcohólica. Sin embargo, tomar bebidas mezcladas y medidas significa consumir cantidades más grandes de alcohol en un índice más rápido, y se puede intoxicar antes de saberlo. Si usted toma cerveza y después licor, es más probable que se embriague más de lo que lo habría hecho si hubiera comenzado con licor y sentido antes los efectos del alcohol. Si terminó vomitando más tarde, probablemente asumió razonablemente que mezclar los dos tipos de alcohol en ese orden fue el culpable. Sin embargo, la cantidad total de alcohol consumido en un periodo corto de tiempo fue lo que más probablemente lo hizo lamentarlo.

Independientemente de su itinerario de bebida, existen maneras para reducir su riesgo de vomitar o tener resaca. Por ejemplo, tener alimentos en su sistema, absorberá algo del alcohol para que no vaya directamente dentro del torrente sanguíneo, y puede proteger su estómago del exceso de irritación. Alternar bebidas alcohólicas con agua o jugo lo mantendrá hidratado y dispersará la cantidad total de alcohol que beba. Finalmente, esté consciente que las bebidas en bares y restaurantes pueden contener más alcohol de lo que piensa.

 

Referencias:

Search Your Health