To find a doctor, call 800-667-5356 or click below:

Find a Doctor

Request an Appointment

left banner
right banner
Smaller Larger

Medicamentos por Prescripción y el Sexo - No Siempre Es una Buena Combinación

English Version

Joe S., un contador de 50 años de edad, toma un medicamento por prescripción para su presión arterial elevada . Jane L., una programadora de cómputo de 35 años de edad, alivia su depresión con otro medicamento. Ambos se sienten bien todo el día, pero algunos problemas surgen en la noche. Joe no puede mantener una erección y Jane tarda mucho tiempo en tener un orgasmo. Después de algunos meses de estos problemas, Joe y Jane empiezan a evitar a su pareja en la cama. El sexo se vuelve una terrible experiencia en lugar de una experiencia placentera.

Las experiencias de Joe y Jane son típicas de los millones de estadounidenses que toman medicamentos por prescripción.

"Rara vez veo a parejas con disfunciones sexuales en las que uno u otro, o los dos, no estén tomando algún tipo de medicamento a largo plazo," dice Judy Seifer, PhD, terapeuta sexual y profesora clínica en Wright State University en Dayton, Ohio.

Efectos Secundarios Sexuales

Para muchas personas, las disfunciones sexuales como efectos secundarios de medicamentos llegan como una sorpresa desagradable.

"Desafortunadamente, algunos médicos no les dicen a sus pacientes sobre los efectos secundarios más comunes del medicamento. Otros médicos creen que si usted le dice a su pareja que tiene un problema sexual, usted podría crearlo o hacer que lo espere," dice Adam Keller Ashton, profesor asistente clínico de Psiquiatría en State University of New York en Buffalo, y un miembro de Society of Sex Therapy and Research.

Tomar un medicamento que disminuye su funcionamiento sexual no significa el final de su vida sexual. Existen muchos tratamientos que pueden aliviar los efectos secundarios sexuales. Si usted sospecha que un medicamento que está tomando afecta su sexualidad, el primer paso es consultar a su médico y a su farmaceuta.

La mayoría de las personas obtienen gran alivio cuando descubren que el medicamento, y no ellos, está ocasionando el problema, reporta Dr. Jay Dudley Champam, un ginecólogo en Cleveland, Ohio y Decano Académico en the Institute for Advanced Study of Human Sexuality en San Francisco. Si su médico no está abierto para discutir el problema con usted, Chapman aconseja encontrar a uno que sí lo esté.

Medicamentos para la Presión Arterial Elevada

Al reducir la fuerza del flujo sanguíneo, el cual ayuda a los hombres a tener erecciones y a las mujeres a lubricar, los medicamentos para la presión arterial elevada pueden tener un impacto negativo en la excitación sexual. (La mayoría de medicamentos para la presión arterial elevada son usados por hombres).

La siguiente guía enlista algunos medicamentos comunes por prescripción para la presión arterial elevada y sus efectos secundarios sexuales.

Clorotiazida e Hidroclorotiazida (Diuril, Hydrodiuril): Estos medicamentos pueden ocasionar que los hombres tengan dificultad para lograr erecciones, pero tienen poco efecto en las mujeres.

Metildopa (Aldomet) : Este medicamento disminuye el deseo sexual, la excitación y el orgasmo. Es un fuerte medicamento que actúa sobre los nervios beta, los cuales están involucrados en la excitación sexual, pero se usa menos hoy en día que anteriormente.

Clonidina (Catapres): Este medicamento bloquea las emisiones durante el orgasmo.

Propranolol (Indera) : Este medicamento podría afectar la eyaculación.

Opciones de Tratamiento

Por lo general, el primer enfoque es cambiar a un medicamento diferente o disminuir la dosis. Otra posibilidad es dejar de tomar el medicamento durante un periodo específico, como un fin de semana, cuando usted planea tener relaciones sexuales (unas "vacaciones del medicamento"). (Nota: Nunca debería intentar esto sin consultar a su médico.)

Si ninguno de estos enfoques le ayuda o no es adecuado, los tratamientos para la impotencia son una opción. Existen pastillas, inyecciones o implantes que se insertan dentro del pene para producir erecciones. Viagra es un medicamento que puede ayudar a mejorar la capacidad de un hombre para tener y mantener una erección. Aún se está examinando para su uso en mujeres.

Dr. Ashton también obtuvo resultados favorables tratando a pacientes con medicamentos antídotos que contrarrestan los efectos sexuales negativos de los medicamentos para la presión arterial elevada. Estos medicamentos incluyen Buspar , Ritalin , Urecholine , y Serzone.

No se avergüence en hablar también con su farmaceuta. Él puede proporcionarle valiosa información a usted y a su médico.

Antidepresivos

Triciclatos : incluyen medicamentos más antiguos como Elavil e Imipramina que tienen poco efecto sobre el funcionamiento sexual; de hecho, éstos podrían causar un ligero incremento en el deseo sexual.

Inhibidores MAO : medicamentos como Parnate o Nardil podrían hacer que el orgasmo sea más difícil para mujeres.

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI) : medicamentos populares como Prozac , Zoloft y Paxil podrían reducir el deseo sexual y la respuesta orgásmica tanto en hombres como en mujeres.

Opciones de Tratamiento

Para algunas personas, sentirse mejor emocionalmente por medios farmacológicos compensa cualquier problema sexual causado por antidepresivos. Sin embargo, otros dejan de tomar estos medicamentos debido a los efectos secundarios.

Las opciones de tratamiento son similares a aquellas para medicamentos para la presión arterial elevada. Usted puede cambiar a un antidepresivo diferente como Welbutrin o Serzone, los cuales tienen pocos efectos secundarios sexuales, reducir la dosis, o intentar descansar del medicamento. Desafortunadamente, un medicamento diferente podría tampoco aliviar la depresión.

Dr. Ashton realizó un importante estudio de medicamentos antídotos para antidepresivos y encontró tres (Yohimidina, Amantadina y Ciproheptadina ) que fueron bastante efectivos para contrarrestar los efectos secundarios sexuales. Otro antídoto para mujeres son las pequeñas dosis de testosterona, la cual incrementa la libido y la excitación. A diferencia de los antidepresivos, la mayoría de personas no necesita tomar antidepresivos durante toda su vida. Una vez que dejan de tomar los medicamentos, su funcionamiento sexual regresa a lo normal.

Otros Medicamentos

Tranquilizadores como Valium y Librium pueden incrementar los deseos sexuales de personas inhibidas, pero, como con otros sedantes como drogas y alcohol, éstos también pueden retrasar la excitación y el orgasmo. Judy Seifer encuentra que muchos de sus pacientes que toman una variedad de medicamentos por prescripción y de venta libre al mismo tiempo, experimentan cambios en el funcionamiento sexual. Ella trabaja con sus médicos para localizar los medicamentos "problema."

Efectos Psicológicos

Para la mayoría de personas, un cambio repentino en la respuesta sexual tiene al menos algo de impacto emocional.

Dr. Ashton ha tenido pacientes cuyos problemas sexuales previos salen a relucir durante discusiones de los efectos secundarios sexuales. Algunas personas que toman antidepresivos se deprimen nuevamente por su falta de satisfacción sexual. Myles encuentra que las dificultades sexuales son un golpe para el autoestima de las personas. Puede ser una gran pérdida para un hombre el no poder tener una erección o para una mujer el no poder excitarse. Como resultado, el sexo con sus parejas puede volverse tan incómodo que las parejas con frecuencia terminan absteniéndose de la relación.

Myles usa una variedad de técnicas de terapia sexual para ayudar a las parejas a comunicar sus sentimientos y reconectarse entre sí. Éstos incluyen ejercicios de contacto no sexual, como el masaje que ayuda a las parejas a experimentar placer sexual juntos nuevamente.

Muchas personas encuentran nuevas maneras para aumentar su satisfacción sexual.

"Usted no tiene que tener una vida asexual si está tomando medicamentos," dice Myles.

 

Fuentes Adicionales:

FUENTES ADICIONALES CANADIENSES:

Search Your Health