beth israel deaconess medical center a harvard medical school teaching hospital

To find a doctor, call 800-667-5356 or click below:

Find a Doctor

Request an Appointment

left banner
right banner
Smaller Larger

Carcinoma basocelular

English Version

Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

El carcinoma de célula basal es la forma más común de cáncer cutáneo. Este cáncer suele crecer lentamente y rara vez se disemina a otros tejidos del organismo.

El carcinoma de células basales no suele ser mortal, pero puede dañar el tejido cercano. Si se corre riesgo de lesión, es posible que sea necesario tratar el cáncer o eliminarlo.

Carcinoma basocelular

Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

El cáncer se produce cuando las células del cuerpo se multiplican sin control. Con el tiempo, esas células alteradas pueden formar una neoplasia o un tumor. Las neoplasias invaden y afectan el tejido cercano. No son precisas las causas de estos problemas en las células, pero es posible que se deban a una combinación de factores genéticos y ambientales.

Factores de riesgo

Las áreas lesionadas de la piel están más expuestas al cáncer. Hay más probabilidades de padecer cáncer de piel en las zonas que suelen estar expuestas al sol. El carcinoma de células basales también puede aparecer en la piel con cicatrices, quemaduras o enfermedades inflamatorias de la piel.

Entre los factores que aumentan el riesgo de padecer un carcinoma de células basales, se incluyen los siguientes:

  • Cabello rubio o rojo
  • Ojos azules o verdes
  • Durante la niñez quemaduras por el sol , pecas, o largos periodos de exposición al sol
  • Piel clara que rara vez se broncea
  • Un historial familiar de cáncer cutáneo
  • Un historial personal de cáncer cutáneo
  • Un tratamiento que suprime el sistema inmunitario, como un trasplante de órgano
  • Antecedentes de radioterapia
  • Uso frecuente de camas de bronceado
  • Ciertos trastornos genéticos poco frecuentes, como el síndrome de Gorlin

Síntomas

Entre los síntomas del carcinoma de células basales, se incluyen los siguientes:

  • Una úlcera que se puede encostrar, sangrar, o rezumar durante tres semanas sin sanar
  • Un parche rojizo y elevado que puede causar comezón
  • Un abultamiento brillante que puede tener apariencia aperlada, o con menos frecuencia, de color oscuro, muy similar a un lunar
  • Un crecimiento rosa con un borde ligeramente abultado y hundido en medio
  • Una porción de piel que parece brillante y estirada, muy similar a una cicatriz

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

El médico examinará la neoplasia cutánea. Se tomará una muestra de la neoplasia para examinar si existen células cancerosas. Por medio de este análisis, podrá determinarse el estadio y el tipo de cáncer . El médico utilizará esta información para orientar el tratamiento y realizar un pronóstico.

Tratamiento

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones incluyen:

  • Cirugía micrográfica de Mohs: una cirugía microscópica que ofrece la mejor tasa de curación para el carcinoma de células basales
  • Extirpación de la neoplasia con una cirugía simple
  • Cirugía plástica para reparar cualquier problema cosmético que ocurra después del tratamiento
  • Electrodesecación y legrado: un tratamiento para extraer la porción de piel

Existen otras opciones de tratamiento para aquellas personas que no pueden someterse a una cirugía:

  • Uso de nitrógeno líquido para congelar la neoplasia
  • Radioterapia
  • Terapia fotodinámica: las células absorben un ácido que causa que mueran cuando se exponen a la luz
  • Cremas, en especial de fluorouracilo o imiquimod

Prevención

Para disminuir las probabilidades de padecer un carcinoma de células basales, tome las siguientes medidas:

  • Reduzca la exposición al sol. Use filtro solar, mangas largas, pantalones y sombreros.
  • No se exponga al sol al mediodía.
  • La intensidad de la luz ultravioleta aumenta con la altitud. Si practica esquí o deportes de invierno, use protector solar.
  • Los adultos que presentan más riesgos deben autoexaminarse una vez al mes. También deben consultar con un dermatólogo para que les realice un examen de todo el cuerpo con frecuencia. El médico realizará una revisión en busca de lunares, pecas y otras neoplasias.
  • Limite el tiempo que sus hijos están expuestos al sol. Disuada a sus hijos de broncearse.
 

RESOURCES:

CANADIAN RESOURCES:

References:

Search Your Health